EL DEBER, SANTA CRUZ DE LA SIERRA: Beginn zweiter Marsch der Indigenen als Protest gegen …


Coat of arms of the Bolivian department of San...

Klaus Braunert Hufeisenweg  SIMBIOSIS-Mensch u.Natur e.V.  Germany

www.promonte.de

Heute im El DEBER, Santa Cruz de la Sierra : Beginn des zweiten Marsches der Indigenen als Protest gegen den von der MAS (MAS: Bewegung für den Sozialismus) Regierung weiterhin forcierten Bau einer Schnellstraße durch das TIPNIS– Naturschutzgebiet.

bei Bedarf: schnelle Übersetzung des Textes bei google-translate if required:

 For fast translation of the text see google- translate

Arcoíris plurinacional va rumbo a La Paz La marcha indígena recorrió ayer sus primeros 16 kilómetros en tres horas de caminata. Unas 400 personas salieron de la plaza de Trinidad rumbo a Puerto Varador Pablo Ortiz. Trinidad | portiz@eldeber.com.bo

Un arcoíris partió danzando desde la plaza de Trinidad rumbo a La Paz. En la punta estaban las plumas rojas, azules, verdes y blancas de los macheteros de San Ignacio de Moxos, los seguían los ponchos rojos, terracota y verdes que llegaron desde el altiplano. Más arriba, wiphalas y patujús se oponían al cielo gris, amenazante, que tapó el sol para que la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure recorra sus primeros 16 kilómetros desde Trinidad hasta Puerto Varador, a orillas del Mamoré. Desde las 14:00, los marchistas se congregaron frente a la catedral trinitaria. Lázaro Tacoó, chiquitano, dirigente de la Confederación Nacional de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), agradeció la hospitalidad del pueblo boliviano y pidió disculpas si se entiende que esta marcha está digitada desde Santa Cruz. Explicó que la Cidob tiene presencia en siete de los nueve departamentos del país y es una característica de los indígenas adherirse a la lucha de los otros pueblos. Para ese momento, la columna central ya había llegado a la plaza y el padre Tori, que cambió la sotana por una camijeta moxeña, los invitó a entrar a la catedral para encomendar la movilización a Dios. Los macheteros encabezaron el ritual: como movido por el viento, el plumaje que adorna sus cabezas se inclinaba ante el altar para encomendar la caminata a la Virgen de Loreto. En la Iglesia, las estatuas de los santos católicos parecían mirar hacia otro lado, pero hasta las poleras hablaban: “No hay tranqueras que detengan al camba cuando dice, poderoso, vamos a triunfar”. El padre Tori eligió un versículo de Deuteronomio para la lectura, ese que habla de elegir entre el bien y el mal, y recordó que los marchistas están saliendo sin nada en las manos, sin violencia, para hacer escuchar su voz al mundo. A la salida de la Iglesia, los discursos políticos tomaron el atrio de la catedral trinitaria. Bertha Bejarano, presidenta de la marcha, recordó que esta movilización es para que se respeten los derechos indígenas.

“Nos han querido comprar con nuestros propios recursos, pero estamos aquí por voluntad propia. Nadie nos está pagando, como en San Ignacio de Moxos, donde se paga a los mototaxistas”, dijo la dirigente Felix Becerra fue el encargado de hablar a nombre de la Confederación de Ayllus y Marqas del Qollasuyo. Él celebró la unidad de los pueblos y naciones indígenas de oriente y occidente para defender sus derechos y los de la Pachamama. El diputado indígena Pedro Nuni denunció que el presidente Evo Morales trató de cooptar dirigentes indígenas con regalos en el Tipnis, pero no pudo evitar que esta marcha se inicie. “Cuando el presidente vaya a un foro internacional es bueno que el mundo sepa que Evo Morales ya no representa a los pueblos indígenas, que estamos en contra de esta consulta trucha”, dijo. En esa misma línea, el ejecutivo de la Central Obrera Departamental, Juan Acosta, aseguró que Morales ha traicionado a los que lo llevaron al poder.

Afirmó que desde la Gobernación de Beni se intenta regalar a los ‘colonizadores del Conisur’ los territorios del Tipnis donde se encuentran las riquezas petroleras de Beni. Prometió apoyo a la marcha cuando se acerque a los lugares más difíciles. Con Adolfo Chávez llegaron más razones para marchar. Aseguró que la ley 222 de consulta previa para el Tipnis, los indígenas definirán cuándo quieren morir, que es una ley para hacer pasar la carretera por la mitad del patio de la casa grande de los tsimanes, yuracarés y moxeños.

 “Présteme un combo, una picota y un azadón y voy a entrar a su patio por donde me dé la gana, presidente. Si es que usted tiene hogar y no está en su casa, voy a preguntarle a su perrito si puedo pasar”, dijo.

También hubo una promesa de futuro político. “Nos dicen que el Tipnis está siendo depredado por madereros. La Cidob no controla los bosques, es la ABT, que es gubernamental. Todavía no somos Gobierno del Estado plurinacional, ¿de qué nos acusa?”, preguntó Chávez, dejando abierta que la Cidob o el movimiento indígena busque el Gobierno. Si hacía falta otra declaración a favor, la dio el sacerdote Tori antes de bendecir la marcha: “No es necesario hacer un juramento, pero como hay traidores, hay que hacer un juramento. No es necesario decir hasta dónde es el límite de nuestro departamento, pero como nos quieren quitar una provincia, hay que decir hasta dónde es: Vayan hasta La Paz y griten la verdad y el derecho de los pueblos indígenas”, dijo, mientras esparcía agua bendita con una flor. Así, al ritmo de la chobena, la marcha salió mitad bailando, mitad trotando hacia La Paz: en cuanto dejaron la plaza trinitaria, una llovizna decidió acompañarlos: los indígenas la interpretaron como otra bendición. EN LA JORNADA – Reclamo. El Movimiento Cívico Nacional emitió ayer un pronunciamiento en rechazo “a la injerencia política del Gobierno, con recursos del Estado, para impedir la marcha indígena en defensa del Tipnis. –

Apoyo. El ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, dijo ayer que consensuará un acuerdo para atender las necesidades de las comunidades del Tipnis, sin importar los resultados de la consulta previa sobre la construcción de la vía. – Posición. La Asamblea Permanente de Derechos Humanos y la COB respaldan la novena marcha indígena, anunciaron sus dirigentes. – Opositor. El diputado Luis Felipe Dorado, CN, dijo que el Gobierno ha fracasado en todos sus intentos por detener la marcha en defensa del Tipnis. Afirman que la ‘estrategia del cutuchi’ da resultados Tenemos que aprender de nuestros ancestros. Ellos tenían varias estrategias, ya analizaremos cuál utilizar. Ellos tenían la estrategia de la araña o como el cutuchi, al que uno le corta la cabeza, pero sigue avanzando por el otro extremo”, dijo Adolfo Chávez, presidente de la Cidob. En el primer día de la marcha parece que la estrategia ha quedado develada: los ‘cutuchis’ son las centrales de la Cidob y el cuerpo son las bases.

Pese a que las cabezas han sido cortadas o han firmado acuerdos con el Gobierno, sus bases se van plegando poco a poco a la marcha. Un ejemplo de ello son los guarayos. Sus banderas flamearon punteando la marcha, fueron los primeros en llegar, a las 19:15, a Puerto Varador y allí Jhonny Rojas, exdirigente de la Copnag, explicó que han llegado hasta Trinidad 35 representantes de esa etnia desobedeciendo a sus dirigentes.

 Y la estrategia del cutuchi se hará más fuerte mientras avance la marcha. Chávez espera que los indígenas del Territorio Indígena Multiétnico se sumen cuando la marcha se acerque a San Ignacio de Moxos, mientras que el cuerpo de la movilización estará completo cuando la columna se acerque a San Borja. En la jornada – Desmarque. Ribana Eanta, de la etnia sirionó, está embarazada de ocho meses y asegura que en Ibiato no han aceptado la negativa de participar en la marcha hecha por Pedro Bare, dirigente de la Central de Pueblos Étnicos de Beni. Explica que por falta de movilidad no han llegado más sirionós para sumarse a la marcha. – De Santa Cruz. Para mañana se espera la llegada de los chiquitanos y guaraníes hasta Beni.

Lázaro Tacoó, dirigente chiquitano, explica que José Bailaba firmó con el Gobierno, pero los indígenas de San Ignacio de Velasco y el Bajo Paraguá no le harán caso. Lo mismo sucede con una decena de capitanías guaraníes. – Solicitud. La parlamentaria indígena del Perú Hilaria Supa, de visita en el país, pidió al presidente Evo Morales sentarse a dialogar con los marchistas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) para buscar una solución al conflicto generado por la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos. “Los hermanos y hermanas tienen derecho a protestar, pero lleguemos a una consulta y a un acuerdo y también decir al hermano Evo Morales que también dialogue con los hermanos”, indicó la legisladora. – Ausencias. Según la agencia estatal de noticias ABI, el Consejo Nacional de Indígenas del Sur (Conisur) informó que no participan en la marcha al menos representantes de 59 de las 67 comunidades que habitan esa reserva nacional. – Recaída.

 El presidente de la Subcentral del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Fernando Vargas, nuevamente fue internado en el hospital Germán Busch de la capital beniana, Trinidad, por la complicación de su salud a consecuencia del dengue, según la ANF. «Queremos respeto del Gobierno» Marcial Fabricano / Líder indígena -¿Qué diferencias hay entre la primera y la novena marcha indígena? – En 1990 los bolivianos, el mundo y Beni no conocían a sus indígenas. Fue un caso único y se tenía cierta desconfianza de lo que podía acarrear ese acontecimiento, pero nosotros con nuestra humildad y sinceridad demostramos que no teníamos intención de acarrear problemas. Solo queríamos que el Estado nos reconociera. -¿Qué se consiguió con esa marcha? – Se consiguieron territorios indígenas y la dignidad, derecho de existencia de los pueblos, reconocer nuestras formas y estilos de vida en el marco de organizaciones propias. -Ya todo eso está constitucionalizado, ¿qué cree que falta aún? -Creo que lo que corresponde es la aplicación de esa normatividad ya existente. Lo que falta es que el Gobierno nacional respete el derecho conquistado. Eso ya no está en discusión; tenemos nuestro territorio, no se lo hemos arrebatado a nadie, son nuestros territorios milenarios, es nuestro hábitat. -A usted lo azotaron en el Tipnis y quiere participar de la marcha, ¿sanaron las heridas? -Ahí estuvo precisamente la mano del Gobierno, duplicando instituciones, eso causó el trato que se me hizo. Se me ha sanado el espíritu, me ha sanado mi vida y no hay nada que me impida seguir luchando por el derecho de mis hermanos y mi familia, por el derecho de vivir en paz y en libertad.